Terapia de adultos

La terapia individual de adultos es un proceso activo de cambio, dirigido al conocimiento personal, al crecimiento y a la búsqueda de un camino que permita al paciente alcanzar los objetivos planteados en la terapia para mejorar su vida. Así mismo, la terapia se centra en la intervención de alteraciones del estado de ánimo (depresión, ansiedad, fobias), aspectos relacionados con la personalidad (impulsividad, dependencia) o con la conducta (adicciones, alimentación). Tras una evaluación diagnóstica, diseñamos un plan de actuación de manera individualizada y adaptada a las necesidades individuales, sin limitaciones espaciales ni temporales.