Programa ACTIVA: REHABILITACIÓN

El objetivo de la rehabilitación neuropsicológica se centra en mejorar el desempeño funcional de una persona, compensando los déficits cognitivos resultantes de un deterioro progresivo o daño cerebral con la finalidad de reducir las limitaciones y aumentar la habilidad de las personas.

Creemos en la premisa de la Neuroplasticidad basada en las múltiples posibilidades y potencial específico que tiene el cerebro para recuperarse y/o modificarse ante un determinado deterioro progresivo o una lesión concreta, reorganizándose y creando/fortaleciendo conexiones neuronales mediante la rehabilitación cognitiva y ejecutiva .

En esta área, existen dos tipos de intervención:

  • Estimulación cognitiva, cuya finalidad reside en potenciar la actividad neurofuncional para enlentecer el deterioro cognitivo y mantenimiento de las capacidades que se presenten preservadas. Se aplicaría en enfermedades neurodegenerativas y envejecimiento evolutivo.
  • Rehabilitación neuropsicológica, cuyo objetivo persigue el restablecimiento de las funciones cognitivas y ejecutivas del paciente al grado de funcionamiento más elevado posible. Se dirige a pacientes que han sufrido un daño cerebral o padecen enfermedad mental crónica/grave.

Asimismo, la intervención persigue dos conceptos añadidos. Por un lado, validez ecológica, que hace referencia a la concordancia existente entre la mejora de las habilidades entrenadas en consulta y su relación con un mejor desempeño de las actividades que corresponden a la rutina diaria del paciente. Y por otro lado, la generalización, referida a que los resultados propios del entrenamiento en determinadas tareas sea evidente también en otras similares. El propósito final, es la mejora de la calidad de vida del paciente en cuestión.

El programa ACTIVA utiliza una metodología combinada de entrenamiento dirigido en sesiones presenciales y reforzamiento en el propio domicilio (dependiendo del caso).

  • Evaluación inicial exhaustiva: entrevistas y administración de una batería de pruebas de psicodiagnóstico a fin de establecer los puntos fuertes y débiles neurocognitivos del paciente. Entrega de informe de resultados.
  • Diseño de un programa de intervención integral personalizado.
  • Sesiones individuales semanales presenciales.
  • Sesiones de trabajo para realizar en el domicilio (frecuencia/duración/intensidad variable según el caso) mediante acceso con una tablet a una plataforma digital.
  • Seguimiento y supervisión contante por parte del profesional, tanto en las sesiones presenciales como en los ejercicios a realizar online.
  • Entrega de informe de evaluación trimestral y semestral de evolución en los objetivos propuestos.