Blog

David Meca vino de visita al hospital de día López-Ibor. Nos compartió sus experiencias extremas vividas y todo lo que aprendió de ellas. David empezó a nadar de pequeño como parte de una terapia para corregir un problema físico que tenía y terminó siendo dos veces campeón del mundo de natación de aguas abiertas, campeón absoluto del circuito de Copa del mundo, más de nueve medallas entre mundiales y europeos oficiales…

Su historia, si la vaciamos de contenido y la llenamos con el nuestro, poco tiene de diferente… Una historia de lucha constante, trabajo diario, esfuerzo, sufrimiento, miedos, afrontamiento… pero al final… SUPERACIÓN. Es un ejemplo de que con esfuerzo podemos llegar mucho más allá de lo que creemos. ¡Sólo tenemos que creer en nosotros! Gracias David.